Lara Belsue | Noticias de Mobiliario de Oficina “Evolucionamos hacia un nuevo concepto de oficina y nosotros somos los primeros en experimentarlo.”
“Evolucionamos hacia un nuevo concepto de oficina y nosotros somos los primeros en experimentarlo.”

Esther Landa
Diseñadora de Interiores y Directora de Proyectos de LARA

  • “Un buen diseño no pasa de moda.”
  • “Creamos espacios en los que se pueda y apetezca trabajar.”
  • “La herramienta fundamental es el factor humano, dedicar tiempo a escuchar al cliente y pensar en lo que realmente necesita."
El modelo de trabajo está evolucionando, y el diseño de oficinas evoluciona con él. Atrás quedó el modelo piramidal de control y mando para dar paso a un modelo de interacción, inspiración y colaboración. De este modo, el diseño y la distribución del espacio evolucionan para adaptarse a los nuevos formatos, dejando paso a un nuevo concepto de trabajo colaborativo en oficinas de diseño, cómodas, seguras y funcionales.
 
Esther Landa, interiorista y directora de proyectos en LARA, empresa especializada en diseño y amueblamiento integral de oficinas, nos muestra en qué consiste el trabajo de una diseñadora de oficinas, cómo ha visto evolucionar el sector y las tendencias actuales.

¿Cómo definiría el trabajo de diseñadora de interiores, cuál es su principal función?

Una diseñadora de interiores crea espacios. Al contrario de lo que mucha gente pueda pensar, no se diseña solo con el objetivo de que quede bonito, también se hace con el objetivo de cubrir las necesidades del cliente. En LARA, donde desarrollo mi dedicación profesional, trabajamos el diseño y amueblamiento integral de interiores de oficinas que es a lo que nos dedicamos. Creamos proyectos creativos a la vez que prácticos y funcionales; espacios en los que se pueda y apetezca trabajar, siempre adaptados a las necesidades del cliente.
Mi función en LARA consiste en supervisar todo el proceso del proyecto, desde el principio hasta el final. Estoy presente en la supervisión de las primeras reuniones y entrevista con el cliente, también en el proceso de desarrollo de propuesta que le presentamos y en la ejecución. Hay una implicación en todas las fases del proyecto muy importante, de principio a fin.
 
Cada cliente es diferente, ¿cómo es el proceso estándar de trabajo para desarrollar un proyecto? ¿Cuáles son sus herramientas?

El proceso que nosotros seguimos tiene tres fases: toma de contacto con el cliente, desarrollo de proyecto y ejecución. En la primera fase, hacemos unas primeras reuniones para recabar la máxima información posible sobre lo que el cliente quiere y, más importante, lo que necesita. En esta fase inicial, considero muy importante establecer una comunicación clara y directa con el cliente. Después, pasamos a la fase de anteproyecto donde tratamos de definir la idea y el concepto. Se propone una serie de planos, distribuciones, colores, etc. sobre la que trabajaremos. Paralelamente, se elaboran los presupuestos para que el cliente tenga una estimación económica. Cuando se ha alcanzado la solución satisfactoria, pasamos a la última fase: la ejecución del proyecto. Supervisamos gremios, coordinamos, controlamos calidades… para que finalmente todo llegue a buen puerto. Insisto de nuevo, una buena comunicación inicial hará que todo fluya y funcione adecuadamente durante la ejecución. Disponemos de todas las herramientas técnicas necesarias y contamos con un equipo profesional especialista en distintos campos, pero la herramienta fundamental es el factor humano. La comunicación es muy importante, hay que dedicar tiempo a escuchar al cliente y pensar en lo que realmente necesita.

 
¿Cómo definiría los proyectos que desarrolla: modernos, innovadores o atemporales?
 
En LARA siempre nos hemos preocupado de ser punteros en cuanto a las últimas tendencias de mercado, de diseño de oficinas, de materiales, etc. Asistimos a las ferias internacionales más importante de nuestro sector, como la de Colonia y la de Milán, y trabajamos con firmas muy importantes a nivel mundial de diseño y ergonomía. Somos conocedores de la actualidad y las tendencias e intentamos plasmarlo en nuestro trabajo. Al mismo tiempo, esto se mezcla con la atemporalidad que procuramos que también tengan nuestros proyectos. Un buen diseño es aquel por el que no pasa el tiempo. A veces me ha ocurrido ir a visitar a un cliente, cuya instalación ejecutamos hace 10 o 12 años, y a mí misma me sorprende ver que todavía tiene muchísima actualidad ese proyecto.
 
¿Cree que se conoce y reconoce el trabajo que hacen los diseñadores de espacios de oficinas?
 
Estamos mejor que hace unos años. Vamos en el buen camino pero todavía falta transmitirle mucha información al cliente sobre los servicios y procesos de trabajo de diseño y amueblamiento de espacios, y eso es responsabilidad nuestra. Cada vez más, las empresas tienen en cuenta que un espacio adaptado a ellas ayuda a mejorar su desarrollo, y apuestan por profesionales de diseño de interiores especializados. El cliente puede tener una idea inicial de cómo reformar su oficina y, nosotros desde nuestra experiencia, podemos asesorarle en aspectos que él a lo mejor no ha previsto. Ese también es parte del trabajo de una diseñadora de interiores de oficina, conocer las necesidades del cliente y cubrirlas.
 
¿Qué demandan más sus clientes?
 
Sobre todo proyectos con asesoramiento integral. Cuando digo esto no solo hablo de un gran proyecto. Puede ser desde comprar una sencilla silla de oficina hasta el equipamiento de un edificio completo. Podemos dar el mismo nivel de respuesta ante las dos cosas. En LARA trabajamos para grandes empresas muy importantes, para empresa mediana y para PYMES. Somos capaces de acometer cualquier tipo de proyecto, desde el más pequeño hasta el más grande.

Desde su dilatada experiencia profesional en el diseño de interiores, ¿cómo ve la evolución del sector?
 
Hoy en día, las formas de comunicación son tan diferentes que han contribuido a la evolución de las formas de trabajo en la empresa. Con ello, el diseño de los espacios de trabajo y oficinas también evoluciona adaptándose al cambio y a las distintas actividades que se desarrollan en las empresas: zonas de trabajo individual, áreas colaborativas para trabajo colectivo, zonas de reunión… Hoy se tiende a diseñar y crear espacios de trabajo abiertos, adaptados y adaptables para las necesidades de cada empresa.
 

¿Cuál es la actual situación del sector en Zaragoza?
 
En Zaragoza vamos un poquito por detrás de todas estas innovaciones. Pero solo un poquito. Simplemente el hecho de que en capitales como Madrid o Barcelona estén instaladas las sedes de grandes empresas, hace que vayan a otra velocidad. Pero para eso estamos los profesionales, para hacer llegar a las empresas de Zaragoza todas esas innovaciones.
 
Tras más de 40 años como referente en mobiliario de oficinas, han trasladado su sede al centro de Zaragoza, ¿es parte de la evolución?
 
Nos hemos trasladado, hemos renovado la imagen de LARA con un diseño más fresco y nuestras instalaciones han evolucionado hacia un concepto más funcional. Ahora, en nuestro nuevo espacio de C/ Verónica, 2, no existe separación entre la zona de exposición y la zona de oficina como teníamos en el antiguo local. Hemos abierto el concepto y nuestras propias oficinas son parte de la exposición. De hecho, estamos trabajando en el escaparate y cualquiera que pase por la calle puede vernos. Es como los restaurantes que tienen la cocina a la vista. Evolucionamos hacia un nuevo concepto de oficina y, como ejemplo, nosotros somos los primeros en experimentarlo.
 
¿Qué tipo de empresas pueden requerir los servicios que ofrecen en Lara?
 
Podemos trabajar para cualquier tipo de empresa que requiera un proyecto de diseño y amueblamiento para sus instalaciones. Trabajamos para multinacionales y grandes empresas, pero también para pequeños despachos profesionales de arquitectos, interioristas o constructoras que demandan nuestros servicios. Nuestro mundo es el diseño y amueblamiento integral de oficinas; también los espacios públicos o locales comerciales. En ocasiones, del cliente profesional te sale el cliente particular y hemos reformado chalets y viviendas. Y hemos hecho cosas muy curiosas. Yo reformé la sacristía de la colegiata de Calatayud, donde tenían necesidad de reformar techos que estaban muy deteriorados y un espacio para guardar las sotanas, que son ropas muy pesadas.
 
Trabajan con grandes marcas especialistas en mobiliarios ergonómico, ¿es su sello de diferenciación?
 
En LARA siempre hemos trabajado con marcas que cumplen los requisitos ergonómicos y estéticos que nosotros buscamos. Tenemos en distribución exclusiva determinadas firmas de mobiliario de alto nivel. También trabajamos con otras  muchas marcas de nivel medio, con lo cual podemos dar servicio a proyecto de distinta envergadura sin problema. Aunque puede sonar obsoleto, a mi me gusta hablar del concepto ‘un mueble para toda la vida’. En el caso del mobiliario USM en realidad es así. Esta fabricación suiza mantiene el concepto de herencia. Allí un mueble de esas características se hereda, pasa de padres a hijos, y esto encaja un poco con la atemporalidad de nuestros diseños. Un buen mueble, un buen diseño no pasa de moda.
 
¿Qué puntos fuertes destacaría de Lara como empresa?
 
Conocemos las tendencias más actuales en diseño de espacios de trabajo, contamos con las principales firmas de diseño y ergonomía en mobiliario de oficina a nivel mundial, y podemos dotar a nuestros clientes de ello. Otro punto fuerte es el inciso que hacemos en los factores que afectan al puesto de trabajo para que las condiciones ambientales sean adecuadas. No se trata solo de tener una silla cómoda, una buena mesa o una buena imagen corporativa. Existe tanto un confort como una serie de riesgos físicos y psicológicos inherentes al puesto de trabajo. Nuestra labor consiste en dar un paso más allá en el desarrollo de los proyectos que realizamos y dar al cliente una visión más amplia de cada elemento: materiales técnicos, iluminación, confort acústico, climático… Nuestro trabajo es una intervención global entre el puesto de trabajo y la oficina.
 

Buscar

Noticias

Etiquetas