Lara Belsue | Noticias de Mobiliario de Oficina La Ciudadela de Perpignan
La Ciudadela de Perpignan
Sèbastien Le Prestre de Vauban (Saint-Lèger-de-Fougeret, 1633-París, 1707), fue un militar, ingeniero y economista francés,  que sobre todo destacó en el campo de la ingeniería militar como conquistador y constructor de fortificaciones

Su extraordinario sentido común, su inteligencia, su gran conocimiento de la realidad y su integridad,  le hicieron, cuando se encontraba en la ciudad de Belle-îlle-en-Mer, construyendo la ciudadela que actualmente se conserva en perfecto estado, dirigirse a su superior, François Michel le Teiller, Marqués de Louvouis, a la sazón, Ministro de la Guerra de Luis XIV, escribiendo la siguiente carta:


Belle-île-en-mer, 17 de julio del año de gracia de 1685
 
Al Señor de Louvois
en su Palacio de Paris
Monseñor:
 
Hay algunos trabajos en los últimos años que no han terminado, y que no se terminarán, y todo eso, Monseñor, por la confusión que causan las  frecuentes rebajas que se hacen en sus obras pues es cierto que todas esas rupturas de contratos, incumplimientos de palabra y renovaciones de adjudicación no sirven a Vos mas que para atraer como contratistas a los miserables que no saben donde tienen la cabeza, a los pillos y a los ignorantes, y para ahuyentar a aquellos que son capaces de dirigir una empresa. Yo digo más, y es que aquellos que retrasan y encarecen cuantiosamente las obras no son más que rufianes, porque esas rebajas y economías tan buscadas son ficticias, y por tanto son contratistas que pierden y, como un naufrago que se ahoga, se agarran a todo lo que puede: ahora bien, agarrarse a todo  lo que se puede en el oficio de contratista es no pagar a los suministradores de los materiales, dar salarios bajos a los trabajadores, robar todo lo que se puede, tener a los peores obreros porque estos le ofrecen mejores tratos que los otros, usar siempre los materiales más baratos, buscar disputas sobre todas las cosas y siempre pedir misericordia contra esto y aquello.

Y de ahí bastante Monseñor, para hacerle ver la imperfección de esa conducta; abandónela pues, y en el nombre de Dios, reestablezca la buena fe, pague el precio justo por sus obras y no niegue nunca el honesto salario de un contratista que sepa cumplir con su deber,  este será siempre el mejor acuerdo que podréis hallar.
En cuanto a mi, Monseñor, os quedo verdaderamente reconocido de todo corazón. Vuestro muy humilde y obediente servidor,

Vauban

Buscar

Noticias

Etiquetas

Inauguración Orgatec Amueblamiento Infografia 3D mesa diseño web lara historia gremios interiorismo FELIZ NAVIDAD 2015 PROYECTOS GRAN AÑO ANTIDESLIZANTE SUELO REVESTIMIENTOS oferta precio especial outlet emprendedores muebles oficina unica bibliotecas economicos licitacion publica sonido acustica sala de control Fernando Bayo Expo CERCO balay exposicion IN Wilkhahn Silla 3D despachos direccion jmm dynamobel certificación Aeron Herman Miller Privaci panels Separación Ambientes nueva prueba gratis dgt sice centro de gestion de trafico beandlife entrevista decoracion publireportaje obra llave en mano diseño oficinas interiorismo integral sentarse taburete archivos provincia zaragoza DPZ móviles archivo almacenaje estanterías london dis colores LINE partición mampara novedad vacaciones diseña crea usm ideapaint pizarra pintura INCLASS sillería novedades programa oregon televisión Navidad CELL colaborativo nuevo horario La Remolacha Ayuntamiento de Zaragoza mesa regulable salud productividad insonorización confort PrintStool One tabique móvil LAPSE salas de espera entrenamiento Haller-E Vondom mobiliiario exterior mobiliario interior cortinas bandalux catálogo Products Magazine KINEO Forma 5 movimiento ergonomía KINGSPAN Suelo técnico DRONE reuniones BE WOOD Sellex Iconos del diseño vitra eames lounge bauhaus silla wassily silla rookie showroom sillas oficina liquidación PRL pantalla plexiglass pantallaprotectora prevencionCOVID19 taquillas desinfección teletrabajo